viernes, 14 de marzo de 2014

EL ÉXITO EN LOS ESTUDIOS: LAS TÉCNICAS, EL ESFUERZO Y LA PREPARACIÓN MENTAL




Las técnicas, el esfuerzo y una buena preparación mental son la clave del éxito en una oposición y pueden compensar otras muchas desventajas, pero debe acertar en una cosa importante: buscar una oposición donde la competencia no sea muy alta. Hay que ser realista, no podemos competir con mentes brillantes.

Si has escogido bien la oposición ……!adelante!

No es posible ganar un juego que entras a jugar con un pensamiento perdedor y lo que diferencia a un perdedor de un ganador, es que el ganador asume que en última instancia depende de él. Tienes toda la capacidad necesaria para aprobar una oposición, empieza a creer en ti mismo. Busca la oportunidad de seguir adelante. Ya te podemos felicitar por haber dado un paso muy importante, te has apuntado a un curso de técnicas de estudio. No te has quedado esperando, sino que has buscado una oportunidad. Mientras tu creas que es posible, la posibilidad existe y si hay muchas oportunidades.

“Si quieres lograr, lo que aún no has alcanzado, necesitas hacer, lo que aún no has intentado”


Cómo mejorar la motivación


1.    Mejora tus técnicas de estudio. La mala organización y el utilizar técnicas de estudio inadecuadas desmotiva.

2.    El éxito motiva. No siempre obtenemos éxitos importantes, pero sí pequeños. Reconoce los éxitos parciales. ¿Piensa en las situaciones que has tenido éxito? Quizás en alguna ocasión has aprobado un examen muy difícil, pues esa es la prueba de que tienes toda la capacidad del mundo para poder aprobar.


3.    Lo ideal y lo real. Una de las explicaciones del decaimiento está en acentuar la oposición entre lo real y lo ideal. Uno se propone metas tan ideales, o piensa que puede aprobar cualquier oposición.

¿Podría aprobar cualquier oposición? Evidentemente NO.

4.    Corrige las distorsiones de tu auto-concepto como estudiante. Nos creemos peores de lo que en realidad somos. Nos evaluamos negativamente. Intenta decirte cosas positivas sobre ti mismo (consultar anexo, auto-verbalizaciones positivas). PIENSA POSITIVAMENTE.

5.    Descubre y crea interés. El interés no es algo que tenemos o no, también se puede crear y desarrollar. Elimina, si todavía tienes, ideas-eslogan negativos hacia el estudio (“que rollo” “esto no sirve para nada”). Relaciona lo que estudias con la vida, con tu futura actividad profesional. Ensancha el concepto de “utilidad”. Hay estudio o materias que no nos parecen útiles ahora, pero resultan muy útiles a la larga: aprender a pensar críticamente, a expresarse bien por escrito, etc.


6.    Explica correctamente tus resultados. Evita explicar los resultados positivos por la suerte o por otra causa que no seas tu mismo. Cuando el resultado es negativo conviene que las explicaciones sean internas (la causa de mis resultados está en mí), inestables (la causa puede variar) y controlables (su modificación depende de mi).

7.    Reacciona adecuadamente a la frustración y al fracaso. No consideres el fracaso como algo inevitable y definitivo. No proyectes la responsabilidad fuera de ti. Tampoco te limites a culparte a ti mismo con expresiones: “soy un desastre”, “no valgo para nada”. Mantén el esfuerzo y no “tires la toalla”. La experiencia de un fracaso no es el momento mejor para plantearse abandonar la carrera. Aprende de los errores.


8.    Evita falsas defensas. Negar la realidad: no reconocer lo evidente. Racionalizar: explicar los resultados poco favorables aportando una serie de razones poco justificadas “la asignatura no es importante” “el profesor explica mal”. Disminuir el trabajo como justificación.

9.    Acepta que tú no puedes controlar todo. Busca entender qué cosas puedes cambiar y qué cosas no.

 Francisco J. Arroyo 
Psicólogo escolar



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada